Daniel 3 40-60

Hola esta semana les comparto la lectura del Libro del Profeta Daniel, en el capitulo 3, versículo del 40 al 60 donde nos habla acerca de como unos mártires fueron salvados



40 Que hoy este sacrificio nuestro nos
consiga tu favor, pues sabemoos que los
que confian en ti jamás serán defrau-
ados,
Y ahora te seguimos de todo corazón,
te tenemos y buscamos tu rostro, No
42 nos dejes en la humillacién, sino que
tratanos de acuerdo a tu bondad y se-
gun la abundancia de tu misericordia,

43 Libranos de acuerdo a tus maravillas, y
da, Senor, gloria a tu nombre.

44 Queden confundidos los que maltra-
tan a tus siervos, sean cubiertos de ver-
guenza, privados de todo su_ poder;

45 aplasta tu su fuerza, y sepan que tú eres
el único Dios y Sefior, glorioso por toda
la tierra.»

46 Los siervos del rey, que los habían
arrojado al horno, no cesaban de atizar
el fuego con petróleo, alquitrán, estopa

47 Y Sarmientos, ’tanto que las llamas se
elevaban por encima del horno a unos

48 veinticinco metros, ’ al extenderse
abrasó a los caldeos que se encontra-
ban alrededor del horno.

49  Pero el ángel del Señor bajo al horno
Junto a Azarias y sus compañeros; em-
pujé fuera del horno la llama del fue-

50 go y les soplé, en medio del horno,
como una frescura de brisa y de rocio,
de modo que el fuego no los tocó ni les
causo dolor ni molestia.

51 Entonces los tres, a coro, se pusieron
a cantar, glorificando y bendiciendo a
Dios dentro del horno, y diciendo:

52 «Bendito seas, Sefor, Dios de nues-
tros padres, alabado y exaltado eterna-
mente.

Bendito sea tu santo y glorioso nom-
bre, cantado y exaltado eternamente.

Bendito seas en el templo de tu santa
gloria, cantado y alabado eternamente.

Bendito seas en el trono de tu reino,
cantado y glorificado eternamente.

Bendito seas tu, que sondeas los abis-
mos, que te sientas sobre querubines,
alabado y ensalzado eternamente. :

Bendito seas en el firmamento del cie-
lo, alabado y glorificado eternamente. —
Obras todas del Sefior, bendiganlo, ala-
benlo, ensalcenlo eternamente. ‘

Angeles del Señor, bendiganlo, alaben-
lo y glorifiquenlo eternamente. —

Cielos, bendigan al Senor, alabenlo y
ensalcenlo eternamente.

Aguas todas del cielo, bendigan al Se-
ñor, alabenlo y exaltenlo eternamente.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Nuevo Testamento

Libros de la Biblia

Lectura de Isaias